Las precauciones que deberás tomar al conducir bajo lluvia

Martes 04 de Julio 2017
Manejar bajo la lluvia puede comprometer la seguridad de los que van en tu vehículo y la del resto. Estas son algunas precauciones a considerar.

La lluvia se presenta periódicamente en la mayoría de las regiones de Chile, en distintas temporadas del año, muchas veces de forma impredecible. Conducir en pavimento mojado, con una menor visibilidad del entorno y con fuertes vientos, incrementa las posibilidades de que tu familia, tú mismo y otros conductores se vean involucrados en un accidente.

Acá te contamos de las precauciones que deberás tomar al conducir bajo lluvia para aumentar tu seguridad y la de tu familia.

Conduciendo en condiciones de lluvia

Son dos los principales problemas con los que deberás tener precaución al conducir en condiciones de lluvia, sobre todo cuando comienza a arreciar: falta de visibilidad y aquaplaning.

  • Cuando la lluvia es demasiado intensa, el exceso de precipitaciones empobrece tu radio de visión y puedes tener una menor capacidad de reacción frente a imprevistos. Además, a causa de las diferencias de temperatura los parabrisas se empañan, nublando la visión frontal y anterior, al igual que los vidrios de pasajero y copiloto, lo que dificulta ver los espejos laterales.
  • Cuando el suelo se moja por causa de la lluvia se produce el fenómeno conocido como aquaplaning o hidroplaneo. Al alcanzar determinada velocidad, los neumáticos comienzan a patinar sobre una película de agua en lugar de aferrarse a la superficie de la calle. Esto se traduce en una menor tracción y control del vehículo.

Las precauciones que debes contemplar al conducir bajo lluvia se remiten esencialmente a estos dos problemas, considerando que estas situaciones se presentan tanto en tu propio vehículo como en los del resto.

Precaución 1: enciende las luces

Aunque sea mediodía y pese a que la ley no te obligue a hacerlo en caminos urbanos, encender las luces en condiciones de lluvia ayudará a que otros vehículos puedan verte o, en cualquier caso, darse cuenta de que otro auto se está aproximando.

Precaución 2: tómate tu tiempo

Cuando llueva, recuerda esto: no conduzcas apresurado, o es muy probable que ocasiones un accidente. Disminuir la velocidad contribuye a que tu automóvil se aferre mejor a la calle, evitando así el hidroplaneo.

Debes saber que uno de los peores momentos para conducir es al poco rato de que comenzó a llover, ya que los aceites y otros elementos resbaladizos en el camino comienzan a humedecerse. Lo más seguro es aguardar algunos minutos, incluso una media hora, antes de salir de casa.

Precaución 3: dale espacio a los otros autos

Existe un importante paradigma de seguridad para evitar choques: no es importante solo mantener cierto espacio, sino además determinada “distancia de tiempo”. A esta última se le conoce como la regla de los 3 segundos, la cual se basa en la siguiente lógica: en promedio te puede tomar 1,5 segundos reaccionar ante una frenada brusca del auto enfrente, y otros 1,5 segundos para que tu auto logre frenar a tiempo.

En caso de conducir bajo la lluvia, agrega de uno a dos segundos adicionales a la regla de los 3 segundos y por supuesto, se muy precavido en todo momento.

Precaución 4: toma el manubrio con ambas manos

El auto podría patinar inesperadamente, sobre todo si las precipitaciones vienen acompañadas de vientos muy intensos. Tomar el manubrio con las dos manos te ayudará a tener mayor control en caso de que el vehículo se desestabilice, en especial si estás conduciendo un SUV u otro auto grande.

En conclusión, debes tener en mente que cualquier accidente se puede evitar si conduces intuitivamente, sin apuro y respetando el espacio de los demás vehículos. Si tienes dudas acerca de los elementos de seguridad en vehículos, acércate a nuestros concesionarios en DercoCenter para que conversemos.