Conoce tu vehículo: cómo funciona un amortiguador

Aprende cómo funciona un amortiguador, para que tengas claro cuándo es necesario reemplazarlo y cuándo solo hay que repararlo.
Conoce tu vehículo: cómo funciona un amortiguador

Los amortiguadores reducen el impacto que los baches de la carretera pueden generar en el vehículo y mantienen los neumáticos adheridos al suelo, proporcionando confort a los pasajeros y, sobre todo, seguridad, porque permite que mantengas un mayor control sobre el auto.

Si consideras que, según cifras de la ONU, cerca de 1,35 millones de personas mueren cada año como consecuencia de accidentes de tránsito, y que muchos de ellos son producto de fallas mecánicas o vehículos inseguros, vale la pena que conozcas cómo funcionan y cómo mantenerlos en perfectas condiciones.

Cómo funciona un amortiguador

El sistema de suspensión del vehículo comprende una gama de componentes, donde los resortes y los amortiguadores tienen cierta relevancia.

El resorte amortigua los efectos de la irregularidad de la ruta y los convierte en vibraciones. Y el amortiguador, por su parte, reduce las vibraciones de los resortes.

En términos más técnicos, su función principal es convertir la energía cinética en energía térmica mediante la fricción del fluido que recorre el sistema. De esta manera, su funcionamiento se puede resumir en la circulación de aceite entre sus dispositivos internos y un conjunto de válvulas que producen una resistencia al paso del líquido entre sus cámaras. Mediante este sistema, controla las oscilaciones y vibraciones de la suspensión.

A grandes rasgos, así es cómo funciona un amortiguador.

¿Cómo detectar fallas en amortiguadores?

Resulta conveniente que sepas cómo comprobar amortiguadores. Así, podrás detectar las fallas a tiempo, corregirlas y optimizar la comodidad y seguridad al conducir.

Quizá lo más importante, al hablar de cómo detectar fallas en amortiguadores, tiene que ver con el aceite del sistema de suspensión. Si notas alguna fuga tienes que llevar el auto a revisión mecánica.

Pero también puedes ejercer presión con tus manos sobre el capo y el baúl, y luego soltar. Si el auto rebota es porque el componente no se encuentra en buenas condiciones.

Además, las siguientes situaciones pueden ser señal de que los amortiguadores no están bien:

  • Al frenar, el auto se inclina hacia un lado.
  • Vibración en el volante.
  • Excesivo rebote del vehículo.
  • Desplazamiento horizontal de un lado a otro del chasis al frenar fuertemente.
  • Desgaste anormal de los neumáticos.
  • Ruidos extraños al pasar por baches o curvas.

Ya sabes cómo comprobar amortiguadores. Al corregir la falla puedes evitarte problemas mayores. No olvides que amortiguadores en mal estado significa una poca adherencia en las curvas, pérdida de dirección, distancia de frenado larga y el desgaste o daño total del resto de componentes del sistema de suspensión.

¿Cómo saber cuándo hay qué cambiar amortiguadores?

A excepción de los de gas, todos los amortiguadores se pueden reparar. Solo debes remplazar cuando los vástagos están muy marcados, rotos o con irregularidades significativas.

¿Y cómo se repara un amortiguador?

Es un procedimiento que debe ser realizado por un servicio técnico que cuente con los equipos necesarios. Pero, a grandes rasgos, puede resumirse en los siguientes pasos:

  1. Perforas con una broca de 1/32, 4 centímetros de la parte inferior del amortiguador. La idea es llegar a la cámara donde va ubicado el aceite.
  2. Llenas un recipiente del aceite, teniendo presente que se usa, en promedio, un litro por amortiguador.
  3. Empujas el embolo del amortiguador hasta su punto más bajo, lo introduces en el recipiente con el aceite y lo regresas hasta la parte superior. El objetivo es que succione el aceite por el agujero.
  4. Bajas el embolo lentamente.
  5. Suelda el agujero con soldadora eléctrica.

Ahora que entiendes cómo saber cuándo hay que cambiar amortiguadores, recuerda que es fundamental acudir a un servicio técnico autorizado por la marca o, en caso contrario, te arriesgas incluso a perder la garantía de tu vehículo. Sobre todo cuando hablamos de métodos y procedimientos un poco más complejos, siempre es más seguro acudir a expertos que sepan a cabalidad cómo se repara un amortiguador.