5 señales de que es hora de pasar de un sedán a un SUV familiar

Lunes 07 de Mayo 2018
¿La familia ha crecido y tu auto se queda pequeño? No lo pienses más: es hora de cambiar tu vehículo por uno de mayor capacidad.

Una de las decisiones más importantes a tomar, pensando en la familia, es la de adquirir un automóvil que cubra las expectativas de todos los integrantes por igual. Sin embargo, es necesario que consideres ciertos criterios clave, como que tenga un precio al alcance de tu bolsillo y que sea lo suficientemente fácil de conducir, aunque disponga de un tamaño mayor al que estás acostumbrado.

No hay duda de que esas características y muchas otras más las encontrarás en un SUV familiar, un vehículo cómodo, espacioso y potente, diseñado para la satisfacción de todas las exigencias a las que sea sometido. Los SUV se adaptan a cualquier tipo de terreno, así que ya sea paseando por la ciudad o en un largo viaje de verano, este "todocamino" siempre brindará el mejor rendimiento.

Entonces, ¿estás pensando en cambiar tu viejo sedán por un automóvil acorde a las necesidades de toda tu familia? Presta atención a estas 5 señales por las que un SUV familiar es ideal para ti:

1. Necesitas más espacio dentro del vehículo

Cuando la familia es pequeña, el espacio no es un gran problema. Por lo general, todas las cosas que quieras llevar entran en tu sedán sin mayores dificultades. Pero con la llegada de los hijos, la historia cambia. Ahora necesitas guardar la silla para bebés, bolsos, juguetes y otros implementos, sin restar el espacio necesario para sentarte cómodamente. Con un SUV familiar se acabarán tus preocupaciones, ya que siempre habrá un lugar adecuado para cada uno.

2. Ahora recorres distancias más largas

Los tiempos cambian y ya no sólo te limitas a los habituales traslados de la casa al trabajo y del trabajo a la casa. Ahora debes incluir el recorrido diario a la escuela, fiestas infantiles, juntas de representantes, visitas familiares, paseos por la ciudad, salidas al centro comercial, parques, piscinas y demás lugares a los que vayas con toda tu familia. Definitivamente un auto pequeño se hace insuficiente. Con un SUV familiar sentirás que puedes llegar a todas partes, de manera cómoda, rápida y segura.

3. Los viajes familiares son más frecuentes

Pero no sólo los traslados por la ciudad aumentan, también lo hacen los viajes fuera de ella. Si al menos una vez al año organizas una escapada junto a tu familia, entonces no hay mejor opción que lanzarte a la carretera a bordo de un SUV en el que todos puedan disfrutar de modo más cómodo, sin haber tenido que dejar alguna maleta porque no cabía y recordando que lo más importante del trayecto no es llegar al destino, sino disfrutar al máximo del camino.

4. Requieres una mejor visibilidad del camino

Si hay algo en lo que absolutamente nada supera a un SUV familiar, es en cuanto a la seguridad que proporciona, porque estando detrás del volante jamás te perderás de ningún detalle a tu alrededor. Al ser un auto más elevado de lo convencional, tendrás un mayor campo de visión, así que podrás detectar con claridad cualquier obstáculo en el camino para evitarlo a tiempo y así salvaguardar tu bienestar y el de tu familia.

5. Te gusta disfrutar de la comodidad

Todas estas características confluyen finalmente en una sola palabra: comodidad. Nada se compara con el placer de llegar a todos los destinos y siempre tener algo bueno que contar, pues entre los comentarios nunca faltará la grata experiencia de haber conducido tan cómodamente, intercambiando historias y anécdotas.

Entonces, ¿te identificas con estas señales? ¿Crees que ya es hora de pasar de un sedán a un SUV familiar? Pues es el momento ideal para hacerlo. En la red de concesionarios DercoCenter tenemos las mejores ofertas y opciones para ti o, mejor dicho, para ustedes.