Tips de conducción: cómo manejar en nieve

Descubre los mejores consejos sobre cómo manejar con nieve o hielo, y qué medidas de seguridad deberás tomar para evitar accidentes en la vía.
Cómo manejar con nieve

Cuando las calles se tiñen de blanco por la nieve, se debe aumentar la precaución al volante. Algunas zonas del país presentan ciertas condiciones adversas para los conductores, lo que los obliga a estar preparado ante estas situaciones. ¿Sabes cómo manejar con nieve o hielo? A continuación, algunos importantes consejos:

Lo que debes saber antes de salir

La nieve es un elemento peligroso para la conducción. ¿Por qué motivo? Principalmente porque al mezclarse con materiales como el polvo, el aceite y otros componentes, forma una especie de barro que transforma el pavimento en una arriesgada superficie de deslizamiento.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (CONASET), existen dos efectos principales de este fenómeno climático que debes conocer si quieres saber cómo manejar en nieve:

  • Se reduce altamente la visibilidad.
  • Se reduce la adherencia de los neumáticos al suelo, lo que aumenta el riesgo de perder el control del vehículo.

Cómo manejar con nieve o hielo

Cuando hay nieve sobre el pavimento, las condiciones de agarre de los neumáticos no son las mismas, la distancia de frenado aumenta, la visibilidad disminuye y el vehículo se hace más vulnerable a los deslizamientos. Por esta razón, estos consejos pueden ayudarte:

1. Aprende cómo manejar con cadenas para nieve

Saber cómo manejar con cadenas para nieve -las cuales se colocan en las ruedas motrices antes de que el vehículo empiece a patinar- es importante cuando la vía está repleta de este elemento. Al circular con cadenas, debes evitar superar los 50 kilómetros por hora y asegurarte de quitarlas al llegar a tu destino.

2. Mantén la vista y la concentración

Muchas veces las condiciones visuales no serán las óptimas, por lo que tendrás que aprender a conducir con poca visibilidad. Es importante que mantengas la concentración y te asegures de tener las luces de tu vehículo en perfectas condiciones para manejar con nieve.

Eso sí, un dato que debes considerar: las luces altas no convienen en estas circunstancias -aunque sea de noche- ya que los copos de nieve te pueden devolver el haz de luz y ser deslumbrado.

3. Verifica el estado de tus neumáticos

Muchos conductores entran en disyuntiva sobre el uso de cadenas de seguridad o neumáticos de invierno. Cuando la temperatura cae por debajo de los 7 °C, es importante tomar previsiones con cualquiera de estas opciones.

Sin embargo, no todos los vehículos están condicionados para el uso de cadenas, por lo que muchas veces, al conducir sobre nieve o hielo, tendrás que optar por neumáticos de invierno que te ayuden a evitar cualquier deslizamiento peligroso.

En este sentido, debes evitar usar neumáticos de verano en invierno, ya que no otorgarán las mismas prestaciones. Sin duda, conocer los tipos de neumáticos y sus características te darán la ventaja al salir en tu vehículo con nieve.

4. Comprueba las condiciones y líquidos de tu vehículo

Antes de salir a la calle, es fundamental que verifiques que todos los líquidos de tu auto se encuentren en los niveles adecuados. La dirección de tu vehículo, los discos y pastillas de freno también deben comprobarse.

Enciende y verifica que el limpiaparabrisas funcione sin problemas y no olvides usar anticongelante cuando la temperatura se encuentre por debajo de los 0 °C. A esta temperatura el agua se congela, mientras que el líquido anticongelante lo hace a -30 °C.

5. Conduce con extrema precaución

Practica una conducción lenta, es decir, sin cambios bruscos de dirección y evitando cambios de marchas repentinos. Los frenos -los cuales debes comprobar su eficiencia- debes activarlos con suavidad y delicadeza. Por otro lado, mantener la distancia adecuada con otros vehículos te permite reducir los riesgos de accidente en la vía.

Un consejo útil acerca de cómo manejar en nieve es que al momento de tomar una curva evites frenar durante todo el proceso. ¿La razón? En condiciones de nieve o hielo existen amplias probabilidades de que las ruedas delanteras se bloqueen mientras se realiza el giro de dirección.

Al aplicar estos buenos consejos antes de enfrentar situaciones de camino adversas, te sentirás mejor preparado y podrás manejar la situación con prudencia y responsabilidad.