Cómo purgar frenos en tu auto

En esta guía aprenderás cómo purgar frenos en un auto y cuándo hacerlo, sean frenos tradicionales o un sistema de frenos ABS.
Cómo purgar frenos en tu auto

Cuando pisas el freno de tu auto, ¿percibes una sensación esponjosa? Puede que haya entrado aire en el circuito y debas purgarlo. En este artículo aprenderás cómo hacerlo para evitar fallas que puedan poner en riesgo tu seguridad. Así que asegura tu cinturón y prepárate para descubrir qué es purgar frenos.

¿Qué es purgar frenos y cuándo es necesario?

El sistema de frenos es un mecanismo fundamental para tu protección, por eso cuando su desempeño comienza a hacer afectado es necesaria una revisión. Para tener la certeza de que requiere de un purgado, es conveniente verificar si el nivel de líquido de frenos en el depósito es muy bajo.

Cómo purgar frenos tradicionales

Antes de comenzar, ten a la mano el manual del auto. Este te servirá para que realices cualquier consulta. Asimismo, es fundamental que tengas un ayudante que te acompañe durante todo el proceso. ¿Estás listo? Prepárate para seguir estos pasos:

1. Encuentra las válvulas o tornillos de purgado

Coloca el vehículo en una superficie plana y eleva las ruedas con una gata de auto según sea necesario. Luego, ubica las válvulas de purgado, que por lo general se encuentran en la parte trasera de cada neumático. Utiliza una llave inglesa para aflojarlas. Generalmente, cuentan con un tornillo hexagonal.

2. Extrae el aire gradualmente

Consulta el manual para determinar el orden en el que deberás realizar el purgado para expulsar el aire de forma gradual. De igual modo, asegúrate de que el auto se mantenga firme en la superficie y conecta una manguera al purgador de la rueda.

Entretanto, al otro extremo de la manguera, coloca un recipiente de vidrio o plástico relleno con líquido de frenos para impedir que el aire circule hacia las líneas de freno o el cilindro.

3. Ejerce presión sobre el freno

El siguiente paso es pisar el pedal del freno, como si te estuvieras deteniendo en una señal de alto. Para ello, pídele ayuda a tu asistente. Es importante que sepas que si dejan de presionarlo mientras la válvula se mantiene abierta entrará aire, y si esto ocurre, tendrás que comenzar de nuevo.

4. Cierra las válvulas

Cuando observes que el líquido fluye sin burbujas, procede a cerrar las válvulas. En este caso, es esencial que tu ayudante mantenga el pie sobre el pedal hasta que logres subir el freno a su posición inicial.

Recuerda que este procedimiento deberás repetirlo en el resto de los frenos de los neumáticos. Para cambiar el líquido de frenos, lo ideal es que vacíes el depósito con el método de succión o una jeringa. Luego, coloca el líquido nuevo y abre los tornillos para dejar salir el anterior hasta que comiences a ver el que acabas de vaciar. Finalmente, cierra las válvulas con el pedal del freno pisado para realizar el purgado, rueda por rueda, como acabas de aprender.

Purgado de frenos ABS

El sistema de frenos ABS (por sus siglas en inglés Antilock Braking System) impide el bloqueo de las ruedas durante el frenado. Asimismo, evita que el auto se resbale y mantiene su estabilidad al momento de girar. Es decir, minimiza el riesgo de accidentes al controlar de manera óptima el proceso de frenado.

Para realizar el purgado de frenos ABS debes ejecutar el mismo procedimiento. Sin embargo, es importante destacar que cualquier reparación que realices en el hidrogrupo, trae consigo su purgado. Este es el dispositivo encargado de ajustar la presión aplicada sobre cada uno de los neumáticos.

Luego de seguir todos estos pasos y haber culminado el procedimiento, debes comprobar que el purgado haya sido exitoso. Para ello, es recomendable salir a dar una vuelta con tu auto, a baja velocidad, y frenar constantemente para evaluar si la rara sensación esponjosa que tenía ha desaparecido. Si es así, felicidades, aprendiste cómo purgar frenos.

Si no estás muy seguro de cómo ejecutar estos procedimientos, entonces es fundamental agendar hora con el servicio técnico para que lo vea un especialista. Recuerda que si acudes a lugares no autorizados puedes perder la garantía, por eso lo más recomendable es siempre informarte acerca de los talleres que correspondan a la marca de tu vehículo.