¿Cuáles son los beneficios de tener vehículos comerciales?

Para efectos tributarios, los vehículos comerciales o de trabajo -según lo dispuesto por el Servicio de Impuestos Internos (SII)-, “son aquellos necesarios para producir la renta o que están relacionados con la actividad afecta al Impuesto al Valor Agregado (IVA) desarrollada por el contribuyente, exceptuándose expresamente los automóviles, station wagons o similares”. 

Aunque estos últimos encajan el concepto si el giro de la empresa es la venta o arriendo de los mismos. 

Incorporar dichos autos comerciales a los activos fijos de tu negocio supone una serie de beneficios, además de los asociados al incremento de patrimonio, que puedes aprovechar para optimizar los resultados. Toma nota: 

Reducción de la carga tributaria 

Adquirir un vehículo comercial en los términos señalados líneas atrás, es igual a comprar auto con factura de empresa, es decir, a nombre de persona jurídica con RUT y razón social.

Al hacerlo, puedes deducir de impuestos del ejercicio comercial, el crédito fiscal del IVA y, posteriormente los gastos por adquisición, mantención y explotación del mismo. 

En la práctica, esto se traducen en una reducción importante de la carga tributaria y, por ende, en la posibilidad de maximizar la rentabilidad del negocio.

Hablando específicamente de qué autos se pueden comprar con factura, el SII ha autorizado: camionetas, furgones, jeeps, tipo jeeps, ambulancias, minibuses, autos mortuorios y otros vehículos que sean utilizados para el transporte de personas o carga que no superen los 3.860 kilogramos. 

En este punto, también debes considerar que la mayoría de este tipo de vehículos están exentos del Impuesto Verde que pagan todos los autos nuevos de combustión al ser inscritos. En concreto, algunos de los vehículos que no deben pagar este tributo son:

  • Ambulancias.
  • Furgones, camionetas y camiones cuya capacidad de carga útil supere las 2 toneladas.
  • Vehículos de transporte de pasajeros, con capacidad para más de 9 ocupantes (incluyendo al conductor).
  • Vehículos para realizar transporte fuera de carretera.

Potencia el marketing

Una flotilla de vehículos comerciales, o incluso un solo auto de este tipo, representa una fuente de enorme valor para la publicidad. Puedes adecuarlos con el logo y colores de tu marca. Así, una vez transiten por las calles generarán en el público objetivo recordación, confianza y profesionalismo. 

Reducción de los gastos operativos

Al comprar auto con factura de empresa evitas los costos de alquiler, que en ocasiones pueden ser más altos que los de una cuota mensual de un crédito automotriz. Aunque al hacerlo asumes los gastos de mantención, impuestos y depreciación, también es cierto que es un activo que, una vez cumpla su ciclo en la empresa, puedes vender, recuperando parte de la inversión. 

Optimizas tus procesos 

Contar con tus propios autos comerciales evita la dependencia de servicios de terceros, que en ocasiones resultan más costosos o no te garantizan disponibilidad inmediata y 24/7. Eso deriva en procesos más rápidos y eficientes que no solo mejoran los resultados operativos del negocio, sino la experiencia del cliente.    

Ya sabes qué autos se pueden comprar con factura y de qué manera pueden generar un impacto positivo en tu negocio. En DercoCenter, encontrarás un amplio catálogo de las mejores marcas a nivel global, para que puedas incorporar a tu empresa los vehículos que respondan de manera efectiva a las exigencias del cotidiano operacional. Además, existe crédito automotriz con tasas diferenciadas para vehículos comerciales.

ver terminos legales