Los diferentes tipos de cajas de cambio y sus diferencias

Los automóviles pueden venir equipados con cajas de cambio diferentes a las tradicionales. Conoce acá algunas de las principales.
Tipos de cajas de cambio

La caja de velocidades es una de las partes fundamentales de todo vehículo automotor. En líneas generales, cumple la función de acoplar el motor y el sistema de transmisión con diferentes relaciones de engranajes, consiguiendo así que la velocidad del cigüeñal pueda transformarse en diferentes velocidades de giro en las ruedas.

Usualmente, se piensa que solo hay cajas de cambio manuales y automáticas. Pero lo cierto es que hay algunas más. A continuación, se describen las principales con respectivas diferencias:

Cajas de cambio CVT o variable continua

Esta caja de velocidades no usa engranajes. En su lugar, utiliza un sistema de correas, poleas de paso variable y conos que ofrece un número infinito de relaciones de cambio. Esto permite que la conducción sea bastante suave y los cambios de velocidad y fuerza que el auto necesita en los diferentes tipos de terreno sean casi imperceptibles.

Este tipo de cajas optimizan el consumo de combustible, lo cual explica el por qué muchos automóviles híbridos vienen equipados con ellas. No obstante, su mantenimiento en autos de cierta potencia puede ser costoso.

Caja de cambios manual 

La transmisión manual o mecánica es aquella en la que usas la tradicional palanca para cambiar de marcha. Básicamente, para “meter el cambio” debes liberar, mediante un tercer pedal conocido como clutch, un disco de embrague intercalado entre el motor y la transmisión.

Actualmente, la mayoría de las cajas manuales vienen equipadas con cinco velocidades, aunque los autos de gama alta pueden traer hasta seis y siete marchas. Su gran ventaja es que su conexión mecánica hace que siempre tenga la mayor eficiencia o las mínimas pérdidas del cigüeñal. Además, al permitirte controlar las velocidades puede ofrecer mayor seguridad en descensos peligrosos.

Caja de cambios de doble embrague o semiautomáticas

También conocida como transmisión manual automatizada, su uso es bastante popular en los autos de competencia, aunque también es integrada en algunos automóviles convencionales A modo general, te permite elegir entre efectuar los cambios de modo manual -pero sin usar el pedal de embrague (clutch)- y dejar que la caja los realice de forma automática.

En cualquier caso, su funcionamiento se basa en el empleo de un sistema electrónico de doble embrague y doble conjunto de selectores de cambios (uno para las velocidades pares y otro para las impares). Ofrece un gran confort y es de esperar que en el futuro su uso se masifique en autos de pequeña y mediana cilindrada.

Caja de cambios automática

Se trata de la transmisión en la que no debes intervenir para cambiar las marchas del vehículo, más allá del momento en que lo pones en movimiento, lo estacionas o decides dar reversa. Tanto el embrague como los cambios funcionan de forma completamente automática. Básicamente, se dividen en las siguientes categorías:

  • Pilotada o robotizada: ofrecen un control electrónico para el embrague y la caja de cambios. El modelo más usual es el de dos embragues: uno para las marchas pares y otro para las impares. Actualmente, es la de uso más extendido por su bajo costo con respecto a la competencia.
  • Con convertidor par: como su nombre lo indica, posee un convertidor que comunica la caja con la transmisión. Su principal ventaja es que puede contribuir con un ahorro de hasta el 10% de combustible.

Independientemente de la caja de cambios que use tu automóvil es necesario que le realices mantenimiento periódico y la mantengas al día de aceite. Una avería en la transmisión puede resultar costosa y provocar serios inconvenientes.