Cómo saber qué bencina usa mi auto

¿Te has preguntado cuál es la diferencia bencina 93 y 95? Identifica qué tipo de bencina usa tu vehículo y qué ocurre si mezclas diferentes octanajes.
Cómo saber qué bencina usa mi auto

En Chile existen tres tipos de bencinas. Así que cuando acudes a una estación de servicio es normal que te preguntes: ¿cómo saber qué bencina usa mi auto? Por eso, a continuación, aprenderás sobre la diferencia de cada uno de los octanajes de este combustible, qué ocurre si los mezclas y cómo saber cuál utiliza tu vehículo.

Diferencias de los distintos tipos de octanaje

Puede que, además de cuestionarte por el tipo adecuado de bencina para tu vehículo, tengas dudas acerca de qué es lo que diferencia bencina 93 y 95.  Pues el número de la bencina representa el octanaje. ¿A qué se refiere este concepto? El octanaje representa la capacidad antidetonante que posee el carburante al comprimirse en el interior del cilindro del motor.

Es importante saber que, entre mayor sea el octanaje de la gasolina, más energía se producirá en la combustión. Además, esta presentará menos resistencia al ser comprimida. Lo anterior, se traduce en que, entre más alto sea el octanaje de la gasolina, la combustión del auto será más suave y eficiente.

Como es lógico, las bencinas con octanaje alto también son más costosas, ya que el proceso de refinación es más largo. Pero, gracias a que son más refinadas, también dejan menos residuos en el motor, alargando su vida y emitiendo menos contaminantes. Como ya debes saber, en Chile existen bencinas de 93, 95 y 97 octanos. Ahora, ¿qué pasa si mezclo bencina 93 con 95?

¿Qué pasa si mezclo bencina 93 con 95?

Quizá en un viaje largo o en emergencias, has tenido que recargar el estanque con una bencina diferente a la que ya tenías en el tanque. En autos con inyección directa o motores que implementan sistemas con turbo, esto puede generar una pérdida de rendimiento notable. En estos vehículos notarás intermitencias en el sonido y funcionamiento del motor.

De hecho, si mezclas diferentes bencinas, lo que harás es reducir el octanaje total del tanque. Por ejemplo, si la mitad del tanque tiene bencina 93 y la otra mitad es de 95, la gasolina total del tanque será de octanaje 94.

Por lo tanto, mientras la mezcla de etanol sea la misma, en autos normales, perderás algo de rendimiento. Pero como conductor no notarás una gran diferencia. Así que puede hacerse en casos extremos, aunque no sea lo más recomendable. Procura que no se vuelva una práctica recurrente, ya que expondrás al motor a los efectos de trabajar bajo un octanaje menor del recomendado.

Cada auto tiene su octanaje

Puede ser tentador utilizar una bencina inferior a la que indica el manual de nuestro vehículo por su precio.

Aunque en la actualidad, muchos de los autos modernos pueden adaptarse a varios octanajes, es perjudicial para el vehículo colocarle una bencina inferior a la que le corresponde. Si se utiliza un octanaje menor, el auto no desarrollará toda su potencia. Además, se generarán detonaciones que desgastarán el motor poco a poco.

Utilizar, por el contrario, un octanaje superior al recomendado, no otorgara más desempeño. Tampoco supone un riesgo para el auto. Pero sí se puede perder rendimiento dependiendo del vehículo y estarás pagando mucho más de lo que necesitas.

Cómo saber qué bencina usa mi auto

Aunque existen cálculos que se utilizan como método para determinar el octanaje ideal de un motor, lo mejor es consultar siempre el manual del automóvil. Los fabricantes son los que determinan a qué octanaje el motor obtiene su rendimiento óptimo.

Para casos donde tenemos que utilizar gasolina con octanaje inferior, se han promocionado muchos aditivos que son capaces de elevar la calidad de la bencina. No obstante, aunque cumplan con su función, es importante que seas muy cuidadoso al seleccionarlo y consultes con un experto de confianza antes de emplearlo en tu vehículo.

Ahora ya sabes cuál es la diferencia bencina 93 y 95, y qué puede ocurrir si las mezclas o utilizas la que no corresponde. Por eso, escoge siempre el octanaje recomendado por el fabricante de tu auto, y saca el mayor rendimiento posible de tu motor.